Invitar a los amigos a cenar: la mejor motivación para cocinar


Pues sí, después de bastantes meses de sequía, por fin he vuelto a ponerme el delantal. El motivo, nada extraordinario pero siempre especial: invitar a los amigos a cenar.

Puede que haya pasado horas en la cocina pelando, cortando, cociendo, batiendo, horneando, limpiando… Pero lo hago sin esfuerzo y con ganas, que es lo más importante. ¿Lo que más me ha costado? Definir el menú (estamos en vigilia, y por seguir otra tradición, había que evitar la carne).

Estuve buscando en los cuadernos con recortes de hace mil años, pensando en los clásicos de las cenas compartidas, por supuesto pregunté a mi hermana, investigué en varias webs y finalmente el menú se ha compuesto de:

– Aperitivos: tomates cherry rellenos, chupito de crema de calabaza, paté de pescado y guacamole.

– Principales: hamburguesas de salmón (sacadas de la web de Jamie Oliver) acompañadas de gratín de calabacín.

– El postre: tarta de fresas (que encontré, igual que el gratín, en el blog de Brandi Henderson, una de las fundadoras de un interesante proyecto culinario en Seattle, llamado The Pantry at Deancey donde no solo ofrecen un servicio de catering, sino que también dan clases de cocina u organizan en sus instalaciones cenas para grupos).

¿Empezamos a cocinar?

TOMATES CHERRY RELLENOS

Esta receta ya la tenéis, lo único que tenéis que utilizar son tomates cherry, pero no demasiado pequeños, porque si no será difícil rellenarlos. Animaos, ¡no se tarda nada en hacerlos!

CREMA DE CALABAZA

Pues tampoco tengo mucho mérito haciendo esto, porque en realidad la tenía congelada de hace unas semanas. La receta, la publicamos a principios de este año.

PATÉ DE PESCADO

Puede que el color no sea demasiado atractivo, pero si lo probáis os encantará, y cuando os diga la velocidad a la que se puede hacer, se convertirá en un entrante básico.

1 lata de anchoas
1 lata de mejillones
1 lata de atún

Echadlo todo junto en el vaso de la batidora, batid bien, probadlo para comprobar el punto de sal y ya está listo para servir.

GUACAMOLE

Otro básico de todas las reuniones:

1 aguacate maduro, tirando a blando
1 tomate
1/2 cebolla
perejil
sal
pimienta
aceite
tabasco

Cortad el tomate en cuadraditos pequeños. Picad la cebolla y mezcladla con el tomate y el aguacate. Machacad con un tenedor. Añadir el perejil picado y aliñad con algo de sal, pimienta aceite y unas gotas de tabasco (el número de gotas dependerá de lo picante que os gusten las cosas pero si tenéis invitados, mejor no arriesgar).

HAMBURGUESAS DE PESCADO

300 grs de papatas
200 grs de salmón fresco
un buen manojo de perejil fresco
1 huevo
1 limón
aceite de oliva
1 tbsp de harina más un poco para darles forma

Pelad las patatas y ponedlas a hervir con abundante agua y un poco de sal. Cuando estén a mitad de cocción, si tenéis algún cacharro para hacer el pescado al vapor pues ponedlo encima de las patatas mientras acaban de hacerse. Si no, pues siempre lo podéis cocer unos minutos. Escurrid y mientras se enfrían, picad muy fino el perejil.
Machacad la patata con un tenedor y añadid el salmón desmenuzado. Echad la cucharada de harina, mezclad y a continuación el huevo. Por último el perejil y la ralladura del limón. Salpimentad.
Coged otro plato o una bandeja con algo de harina. Poneos también algo de harina en las manos e id cogiendo masa y haciendo las hamburguesas y ponedlas sobre esa bandeja. Si son demasiadas y queréis congelar algunas, éste es el momento. Las que queráis utilizar, dejadlas reposar al menos una hora en el frigorífico.
Una vez pasado este tiempo y con aceite bien caliente en una sartén, las hacéis, que queden tostaditas por fuera y tiernas por dentro (3-4 minutos por cada lado a fuego medio).

GRATÍN DE CALABACÍN

1 kg de calabacines
1 taza y media de migas de pan
1 tbsp de mantequilla
1/2 taza de cebolla o chalota picada
1 diente de ajo picado
300 grs de queso gruyere

Para el aliño:
1 tsp orégano
1 tbsp menta
4 tbsp perejil picado
1 diente de ajo
1 anchoa
aceite
1 tbsp alcaparras
1 tbsp zumo de limón
sal
pimienta

Empezamos con el aliño: con ayuda de la batidora picad todos los ingredientes hasta obtener como una especia de pasta.
Lavad y cortad los calabacines en tiras finas. Echadles sal por encima y dejadlos reposar una media hora.
Mientras, poned en el fuego la mantequilla. Cuando empiece a coger color echadla sobre las migas de pan. Procurad que todas queden mojadas.
En un bol mezclad el calabacín con la cebolla y el ajo picado. Echad la mitad del aliño y la mitad de las migas de pan. Incorporad el queso rallado. Todo quede quedar bien mezclado.
Vertedlo en un recipiente, poned por encima el resto de migas de pan y de ahí al horno. A unos 180 ºC – 200 ºC durante unos 40 minutos, hasta que el calabacín esté suave y el pan de arriba crujiente.

TARTA DE FRESAS

El bizcocho:

500 grs harina
1 tsp bicarbonato
pizca de sal
80 mls leche con unas gotas de limón
60 mls aceite suave
1/2 tsp extracto de almendra
1/2 vaina de vainilla
110 grs mantequilla
300 grs azúcar
2 huevos
1 taza de puré de fresas
ralladura de limón

Mezclad por un lado la harina, el bicarbonato y la sal, y por otro la leche, el aceite y el extracto de almendra.
En un bol batid bien el azúcar con la vainilla y la mantequilla. Añadid el primer huevo, batid, y a continuación el segundo.
Echad la mezcla de la leche. Seguid batiendo, y a continuación la mezcla de la harina.
Por último incorporad el puré de fresas y la ralladura de limón.
Hornead durante 45 minutos aproximadamente a 180 ºC.
Dejad enfriar y reservar.
Preparad también un almíbar dejando hervir medio vaso de agua y un par de cucharadas de azúcar. Le podéis echar un poco licor.

El relleno y la cobertura:

500 grs queso Philadelphia (me temo que es importante que sea de esta marca, ya he probado varias veces con marcas blancas y no queda igual)
170 grs mantequilla
150 grs azúcar glas
6 tbsp puré o mermelada de fresas
1 tsp extracto de vainilla

Esta crema es como la crema de queso de la carrot cake per añadiéndole las fresas.
Batid bien el queso con la mantequilla lo más reblandecida posible (no derretida). Añadid el azúcar. Seguid batiendo 6-8 minutos. Incorporar el puré de fresas y la vainilla.
Dejad reposar la crema en el frigorífico.

Montaje:

Cortad el bizcocho en varias capas, mejor en tres para que haya dos de relleno. Dejad solo la de abajo y mojadla con el almíbar ya frío. Mojad sobre todo los bordes, que es lo que más reseco se queda.
Echad una capa de crema de queso y a continuación tapad con el siguiente trozo de bizcocho.
Volved a mojar con el almíbar y otra capa de crema.
El último trozo de bizcocho, lo mojamos también por encima y ahora solo queda cubrir de crema la parte superior y los laterales y para terminar, adornar con fresas por arriba.

Y ahora llega lo mejor, ¡disfrutarlo con los amigos!

Un comentario en “Invitar a los amigos a cenar: la mejor motivación para cocinar