Juniors Cheesecake (Tarta Clásica de Queso )

IMG_4246.JPG
Siempre me pasa lo mismo, cuando veo algo en oferta en el supermercado no me puedo resistir y lo compro, ya sean ingredientes que consuma normalmente o que casi nunca utilice. Hasta aquí no está mal, el problema es que casi siempre me encuentro que una semana antes de su caducidad estoy como loca buscando recetas para utilizarlos y no tenerlos que tirar.
Esto es lo que me ha pasado con dos paquetes de queso Philadelphia (oferta 2×1, jeje) que tenía rondando por la nevera. El qué hacer con ellos, lo tenía claro, una tarta de queso, ¿cuál? Anteriormente os hemos enseñado la tarta de queso con Baileys y una hecha con mascarpone, así que empecé a buscar tartas de queso ‘raras’ con las que poceros sorprender: con crema de cacahuete, con caramelo salado, a los tres chocolates… Pero de repente, boom, una lucecita se me encendió y dije, qué leches, por una vez voy a optar por un clásico… ¡la Classic New York Cheesecake!

IMG_4245.JPG
Pero no cualquiera, si no la mejor, la tarta de queso más fabulosa del mundo, según el Wall Street Journal y nombrada the Champion Cheesecake en un concurso de la revista New York, ¡la clásica Juniors Cheesecake!
Yo la probé cuando estuve por la gran manzana hace unos años. Lo que hace especial a esta tarta de queso que elaboran siguiendo la misma receta desde los años 50, es su suavidad, su textura cremosa pero no densa y su divino sabor a queso cremoso, mmmmm ¡excepcional!

Para conseguir la tarta de queso perfecta:

– Usa un queso cremoso de calidad, Philadelphia es una apuesta segura, pero quesos locales pueden resultar también en una tarta sorprendente. Eso sí, que sea un queso con alto contenido en grasa.

– Almidón, es el secreto para asegurarte una tarta sin grietas y facilita el corte. El almidón hace que la tarta sea más firme.

– Baño María, no es absolutamente necesario si usas almidón en la receta. El baño María ayuda a la tarta a hacerse muy gentilmente mientras que se crea una atmósfera humedad en el horno que hace que la superficie de la tarta no se seque mucho, resultándonos en una tarta super suave y cremosa.

– Las razones por las que se forman grietas en la superficie de la cheesecake es por que la horneamos demasiado y porque la enfriamos muy deprisa. Así que hornea la tarta hasta que el borde de esta esté ligeramente hinchado y firme, pero que el círculo del centro aun esté sin cuajar.

Cuando la vayas a enfriar, hazlo gradualmente, deja la tarta en el horno, con este apagado y la puerta semi abierta durante 1 hora, entonces retira del baño María, pasa un cuchillo sin sierra alredor del borde para asegurarte que no se pega al molde y deja enfriar completamente encima de la encimera.

– Siempre enfría la cheesecake en la nevera al menos 4 horas, preferiblemente toda la noche. Si la cortas sin meterla en el frigorífico, la textura será como de cuajada o flan. Sin embargo, si la enfrias antes, obtendrás una tarta aterciopelada, rica y cremosa que todos amarán.

JUNIORS CHEESECAKE (6 pers)
Bizcocho
1 huevo, separada yema y clara
25 grs azúcar, separada en 10 y 15 grs
15 grs harina
Una pizca de vainilla
Crema de queso
300 grs queso Philadelphia, o cualquier queso cremoso de alta calidad
110 grs azúcar blanco
20 grs maicena
1/2 cda esencia de vainilla
1 huevo
80 ml nata liquida

Para el bizcocho
Monta la clara de huevo con los 15 grs de azúcar.
Bate muy bien la yema con los 10 grs de azúcar, añade la harina y vainilla.
Incorpora 1/3 de las claras montadas y con una espátula manual remueve con cuidado para que no se bajen las claras, añade el resto y sigue removiendo, no importa que te quede algún grumito de clara pues en el horno desaparecerá.
Viértelo sobre un molde de 18 cm previamente engrasado y hornea 10 minutos a 170ºC. Sácalo del horno y déjalo enfriar.

Para la crema
Bate muy bien el queso con el azúcar y la maicena. Añade el huevo y la esencia de vainilla. Por último añade la nata líquida y mezcla hasta obtener una crema honogénea.

Para el montaje
Vierte la crema de queso sobre la base de bizcocho horneada.
Ponlo al baño María y hornea unos 40 minutos a 160ºC.
Saca del horno, deja enfriar a temperatura ambiente y luego refrigera un par de horas antes de servirla y disfruta de este manjar neoyorquino.

9 comentarios en “Juniors Cheesecake (Tarta Clásica de Queso )

  1. Chicas!!!tengo la tarta en el horno!!!no se como saldrá,eso si,el olor que desprende el horno es amazingggg…Gracias por vuestro blog…también es amazingggg. Muchos besitos.

Responder a Ana Cancelar respuesta