Y el Tiramisù se convirtió en el Rey

 

Puede que esté mal que yo lo diga, pero mi tiramisù es… ¡delicioso! Y si no, por favor, los que lo hayáis probado alguna vez (que sois muchos) ya podéis añadir un comentario a esta entrada diciendo si es verdad o no lo que digo.

Para los incrédulos diré que esta receta me la dio una de las profesoras que tuve en el Istituto Italiano di Cultura en Madrid, por lo que la referencia no es mala. De hecho ella misma probó mi primera incursión en este postre infalible y me felicitó por el resultado (igual que otros italianos).

Su nombre significa literalmente tírame hacia arriba, es decir, dame energía, y esto se debe al valor calórico del ingrediente principal, el queso mascarpone. Ya nos lo recordaban Héctor Alterio y Ricardo Darín en El hijo de la novia, el verdadero tiramisù se hace con mascarpone, no con queso cremoso. Así que absteneos los que estéis a dieta, eso sí, sed conscientes de que os perdéis un grandísimo postre.

TIRAMISÙ (2-3 personas)

200 grs mascarpone
2 huevos
2 cchadas azúcar
Bizcochos savoyardi
Café líquido
Leche
Licor
Cacao

Batir los huevos con el azúcar. Batir muy muy bien, la crema debe quedar muy espesa. Nunca se llegarán a montar a punto de nieve pero tiene que quedar tan firme para que se note si echamos un hilo de crema encima de la misma crema. Puede que haya que batir con varillas eléctricas mas de 5 minutos seguidos sin parar.

Añadir a continuación el mascarpone. Si al hacerlo se queda demasiado líquida la crema se le puede añadir una hoja de gelatina reblandecida en agua fría y después deshecha en una pizca de agua caliente. Reservar la crema en el frigorífico.

Coger el molde en el que vayamos a montar el tiramisù y en colocar al lado un plato hondo. Echar en él el café frío, la leche (opcional) y un chorro de licor (mi preferido es el de avellana sin alcohol). Remover un poco con una cuchara y mojar unos cuantos bizcochos savoyardi (de los duros y alargados, con una capa de azúcar por encima). Cuando estén bien empapados, estarán muy blandos, colocarlos en el fondo del molde. A continuación echar una capa de la crema de mascarpone y espolvorear bien de cacao puro (se puede usar colacao o similar pero se nota la diferencia). Volver a cubrir con otra capa de bizcochos mojado en el café, otra capa de mascarpone y de nuevo espolvorear bien con el cacao (en realidad se puede hacer todo en una sola capa si se desea).

¡Y ya está! ¡Solo queda relamernos los dedos!

0 comentarios en “Y el Tiramisù se convirtió en el Rey

  1. Doy fe, damos fe. De hecho, se ha convertido en imprescindible en toda reunión de familia o amigos.
    Hace unos años nos diste la receta, y no falla…

  2. Creo que soy una de las pocas a las que no le gusta, pero es simplemente por el cafe, y que conste que lo he probado muchas veces…
    A los que les pase como a mi, sustituir el cafe por leche con colacao, mmmmmmm, tambien buenisimo!!
    (desde Dublin)

Responder a Palo Cancelar respuesta